Todo me es lícito, pero no todo me conviene - 5 Reglas de Convivencia

todo me es licito

Como hijos de Dios debemos saber que no todo lo que hacemos nos conviene, a pesar de poder hacerlo libremente. El hecho de que vivimos bajo el libre albedrío que nos dio Dios no quiere decir que será lo mejor.

Esta premisa viene a partir de Corintios 10:23, donde se habla de los beneficios de las acciones que nos edifican. Por ello es necesario saber qué es lo que podemos hacer en nuestra vida que nos traerá los mejores resultados.

Aprende con nosotros por qué debes saber que puedes hacer todo, pero no todo te conviene para obtener mejores ganancias.

Índice

    Puedo hacer todo, pero no todo me conviene

    Como mencionamos antes, es en Corintios 10:23 donde se habla que, a pesar de nuestra libertad, no todo es beneficioso. Y esto se debe a que hay muchas decisiones y acciones que vienen del pecado y que sólo traen pérdidas.

    Al tomar este tipo de decisiones, lo que hacemos, en lugar de conseguir lo que queremos, es alejarnos de Dios. Él tiene un camino establecido para cada uno de nosotros, aunque no es restrictivo, porque quiere que nosotros lo escojamos.

    Es importante saber que sólo con Dios y Jesús podemos encontrar el camino a la salvación y la paz eterna. Él es quien nos tiene preparadas muchas cosas buenas en nuestra vida, que nos traerán muchos frutos y excelentes beneficios.

    Sin embargo, Dios quiere que sea a partir de nuestra voluntad que escojamos el camino y confiemos en él completamente. Dicho camino está libre de dolor, pero para disfrutarlo, debemos olvidarnos del pecado y de aquello que nos afecta gravemente.

    Desde siempre se ha sabido que, si le abrimos nuestro corazón a Dios, comenzamos a ver las bendiciones y ganancias. Porque comenzamos a actuar como él quiere que actuemos, que será lo mejor y perfecto para cada uno de nosotros.

    Por lo tanto, nosotros debemos ser quienes tengan el poder de discernimiento para separas las buenas acciones de las incorrectas. Nosotros somos los responsables de determinar nuestras decisiones y aceptar las consecuencias de lo que nos depara en el futuro.

    Debemos basar nuestras acciones en la enseñanza de Dios para poder obtener su gracia, amor y misericordia en la vida. Si queremos tener una vida sana, debemos ser capaces de comprender cuáles son las acciones de pecado que debemos evitar.

    Existen varios tips que se pueden tomar en cuenta para ayudarnos a tomar las mejores decisiones y obtener grandes recompensas.

    Reglas para tener una vida acorde a Dios

    Siempre debes buscar a Dios antes de una decisión, además de saber si eso ayudará a poder exaltar a Jesús. También es importante evitar los lugares que no son apropiados y tener fuerza de voluntad para rechazar invitaciones no beneficiosas.

    Por último, es necesario no tomar en cuenta comentarios negativos de los demás que no entienden el poder de Dios. Y así es como podemos estar con Dios por siempre.

    5/5 - (31 votos)

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies para mejorar la experiencia de todos los usuarios en nuestra web. Puedes leer cuando quieras nuestra política de cookies