La soberanía de Dios

SOBERANIA DE DIOS

La soberanía de Dios es infinita, es el único gobernante en la tierra y el cielo y se hace su santa voluntad. Él es totalmente independiente por ello hace lo que mejor le parece y su poder es ilimitado para hacer lo que cree conveniente.

La soberanía significa que Dios es quien tiene el poder, es el que dirige todas las cosas y todo se hace de acuerdo con su voluntad. Él es el creador de todo y nadie tiene la autoridad para impedir o evitar sus designios.

Índice

    Los parámetros de la soberanía de Dios

    A pesar de ser Dios el ser supremo y el que decide, su soberanía también tiene parámetros. Él puede escoger lo que va a ocurrir y permitir que ocurra, pero bajo las normas que él mismo ha establecido.

    Los parámetros que establecido son los siguientes:

    Dios no hará nada ni permitirá que ocurra nada que vaya en contra de su propio carácter o creencia. Esto se debe a que es un ser inmutable por lo que su palabra tiene que reflejar su integridad, no miente y cumple todas las promesas que hace.

    El mal no puede tentar a Dios porque no hay ningún elemento en su naturaleza que lo pueda tentar. Él frecuentemente nos pone a prueba, pero no tienta a nadie, utiliza su poder ilimitado para permitirnos escapar del mal y resistir a las tentaciones.

    Dios no puede contradecirse ni negarse a sí mismo por lo que se mantiene fiel a las promesas porque es tan verdadera como la persona que la hace. La palabra de dios es inalterable, no deroga lo que ha dado ni rechaza a quién ha elegido.

    Dios perdona el pecado cuando ha sido pagado, esto se debe a que es un ser justo hay que arrepentirse con sinceridad para recibir el perdón.

    Dios no puede obligar a nadie a amarlo ni a recibir la salvación que él le ofrece a través de Jesucristo. La aceptación de dios es un acto voluntario del hombre y cuando un individuo elige recibir a Jesús en su vida, se convierte en una nueva persona.

    Fundamentos de la soberanía de Dios

    La soberanía de Dios es eterna, pero su poder está delimitado por otros atributos, como es la justicia, la verdad, el amor, la fidelidad, la bondad. Todos estos atributos definen las acciones de Dios.

    Autosuficiente

    La creación de Dios solo depende de él, por ello es autosuficiente y lo define como el altísimo y gobernante supremo. No existe en el universo poder que controle o iguale a Dios, nadie puede dirigirlo, gobernarlo, obligarlo o juzgarlo.

    La soberanía de Dios la establecen sus obras

    Dios instaura su decreto de acuerdo a las necesidades y obras de la creación, al igual que su posesión sobre todas las cosas. También muestra el derecho total que tiene para gobernar sobre todo.

    Dios ejecuta su poder y autoridad

    Dios a través de todo lo que hace y de la importancia que tiene todo lo que dispone muestra su poder y autoridad. Esto es lo que hace seguro que el Plan de Dios ocurra en el tiempo perfecto.

    5/5 - (21 votos)

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies para mejorar la experiencia de todos los usuarios en nuestra web. Puedes leer cuando quieras nuestra política de cookies