La obediencia a Dios

la obediencia a dios

La forma de obedecer a Dios es haciendo su voluntad y es una actitud que todos debemos aprender a aceptar. La obediencia es acatar, respetar y cumplir el mandato de quien manda o de la autoridad suprema.

El mandato más importante en la vida del creyente es la obediencia a Dios, esta se aprende y se ejerce mediante las acciones y actitudes. La obediencia no se adquiere se aprende y se pone en práctica.

Índice

    ¿Cómo aprender a obedecer a Dios?

    La obediencia hay que aprenderla porque no se nace con ella y son los padres los responsables de enseñarles a sus hijos a obedecer. Para que sigan las instrucciones de Dios, a continuación se presentan algunas sugerencias para aprender a obedecer a Dios.

    Confiar en Dios

    Para obedecer a Dios hay que aprender primero a confiar en él, porque cuando se desobedece es porque no se confía en sus promesas. Lo mejor es confiar con todo el corazón en Dios él es quien dice ser y hará todo lo que ha prometido.

    recompensas por obedecer a dios

    Leer la palabra de Dios

    La forma de aprender a obedecer es con la lectura de la biblia porque Dios nos guía a través de ella. La respuesta para cada situación que se presenta está en la Palabra de Dios, por ello hay que leerla y tenerla siempre presente.

    Ser paciente y orar

    Para saber si cumplimos con la voluntad de Dios es pedirle que nos muestre lo que tiene dispuesto para nuestra vida. Después hay que esperar de acuerdo con su tiempo sus instrucciones y aunque no entendamos lo que hace debemos confiar.

    Estar dispuestos a seguir el camino

    Cuando no se sigue el camino por esperar para saber que va a pasar nos perdemos de muchas bendiciones que Dios nos ha preparado. No se puede saber con anterioridad lo que Dios ha preparado para nosotros pero tenemos la responsabilidad de obedecer y confiar porque él sabe lo que hace.

    Poner todo en las manos de Dios

    Muchas veces se puede sentir duda cuando Dios nos desafía a obedecerle, pero siempre se debe tener presente que él tiene el poder para ayudar. Para solucionar cualquier situación que se nos pueda presentar.

    Lo único que Dios nos pide es que seamos obedientes, que pongamos todo en sus manos y observemos la forma como su voluntad actúa en nuestra vida.

    Estar dispuestos a enfrentar dificultades

    Las personas que obedecemos a Dios siempre enfrentaremos dificultades y en nuestro interior sentiremos contrariedad. Esto ocurrirá cada vez que Dios nos llame a hacer algo que desde nuestro punto de vista no parece sensato.

    La obediencia a Dios también puede ocasionar que otras personas se alejen de nosotros, porque no están de acuerdo o no comprenden lo que Dios nos ha indicado.

    La obediencia trae la bendición

    La obediencia a Dios tiene que nacer desde el corazón y es la que tiene más valor que el propio comportamiento. Además, existen otros motivos muy importantes por lo que debemos ser obedientes a Dios, como es para recibir bendiciones, glorificar a Dios, ser un ejemplo para otros.

    Cuando somos obedientes estamos acompañados por el Espíritu Santo

    5/5 - (10 votos)

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies para mejorar la experiencia de todos los usuarios en nuestra web. Puedes leer cuando quieras nuestra política de cookies