2 Corintios 9:7 Dios ama al dador alegre

dios ama dador alegre

La Biblia dice que el dador alegre es la persona que siembra la semilla desde lo más profundo de su corazón en otras personas. Esto lo hace para su satisfacción o para ayudar a otros en sus necesidades, pero lo hace sin ningún otro interés.

La persona que da sin ningún interés y sin esperar nada a cambio se sentirá lleno de felicidad después de hacerlo. Cuando esto se hace se crea una buena sensación en la persona que lo recibe y Dios se siente feliz, lleno de regocijo.

Índice

    ¿Qué es un dador alegre?

    El dador alegre es aquella persona que da lo que tiene a quien los necesita con alegría, sin tristeza y sin dolor. El apóstol Pablo animaba a la iglesia a dar generosamente y con la actitud que se dé se reciben muchas bendiciones.

    Dios ama al dador alegre porque tiene un corazón como el de él, dispuesto a dar de forma voluntaria y con alegría. El dador alegre, da porque es un deseo que nace desde el corazón sin obligación y de buena voluntad.

    El dador alegre es amado por Dios porque da con satisfacción y alegría, además reconoce que todo lo que tiene no le pertenece. Para complacer a Dios todos debemos ser dadores alegres.

    dios amando

    ¿Qué debe evitar el dador alegre?

    El dador alegre, según el Apóstol Pablo debe evitar dos actitudes, ellas son:

    Dar por obligación

    Cuando por obligación se siembra una semilla o se da un regalo se tiene una actitud contraria a dar con el corazón. Porque lo que se está dando es bajo presión, porque se está obligado no porque nazca desde el corazón.

    Dar de mala gana

    Mala gana en griego significa tristeza, lo que quiere decir que si se da, de mala gana se hace con tristeza. Porque se siente que se está desprendiendo de su tiempo, pertenencias o dinero y que no vale la pena hacerlo.

    Recomendaciones para ser un dador alegre

    El dador alegre contribuye a su propia felicidad, porque existen estudios que han demostrado que para ser feliz hay que ser generoso. Las siguientes recomendaciones le ayudarán a dar desde el corazón para la satisfacción de Dios.

    Para convertirse en un dador alegre hay que aprender del más grande dador del mundo que es Jesucristo. Que vino al mundo y de forma voluntaria para dar su vida por todos nosotros.

    Pensar que cuando se da se está haciendo feliz a otra persona y se le está llenando la vida de satisfacción. Esto hará que el dar se convierta en un incentivo para llevar una vida con más placer y amado por Dios.

    Para amar a los demás es necesario el amor propio, porque Dios nos ha adoptado como sus hijos para que entendamos el valor que tenemos. Cuando se entiende esto nos sentimos bien con nosotros mismos y aumenta nuestra autoestima.

    El dador alegre debe aprender a ser agradecido con todo lo que recibe y esto lo hará sentirse más feliz.

    5/5 - (10 votos)

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies para mejorar la experiencia de todos los usuarios en nuestra web. Puedes leer cuando quieras nuestra política de cookies